Testimonio

Conoce el testimonio de Sandra, una historia de superación personal

Sandra creció en la capital del Valle del Cauca y con su pareja se trasladó a la vereda El Cortijo, en el municipio de Caldono en el Cauca, Colombia. Ahora cuida de tres hijos.

Ella comenzó a tener ganas de desarrollar un oficio y así ayudar a su familia con suficientes ingresos, como mujer trabajadora que era. Gracias a una compañera suya, le invitó a unirse al “Grupo Enredarte” donde aprendería el arte de tejer. Ahora es la líder de su grupo.

Con mucho esfuerzo y practicando poco a poco, empezó a desarrollar esta habilidad, que ahora le está dando tantas satisfacciones. Aunque todavía no lo conoce todo y las mochilas que puede elaborar no son muy grandes, le es suficiente para generar los ingresos necesarios para ayudar a sostener a su familia.

Comienza su día muy temprano. Con lo que tiene, prepara el desayuno para toda su familia. Después da de comer a su oveja (la que le da lana para tejer) y atiende también a sus gallinas. Gracias a su oficio, ella y su pareja ahora pueden comprar el almuerzo y el material escolar de sus hijos.

El sueño de Sandra es tener un almacén propio, donde pueda exhibir sus mochilas y venderlas, encargarse ella misma de la atención y la administración de su negocio.

Colaboramos al desarrollo económico y social de 273 mujeres indígenas de cinco municipios considerados de muy alto riesgo, gracias a este proyecto.

Conoce más sobre el proyecto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies